Haz click aquí para asomarte al Palacio del Tiempo de Jerez... VIDEO 1´ 50¨ 

Estamos en Facebook, pincha aqui para ir a nuestra Página

Descárgate información de la accesibilidad del Palacio del Tiempo (PREDIF)

A continuación, el texto de Presentación-Prólogo de Dña. Amelia Aranda Huete, Doctora en Historia del Arte, Conservadora de Relojes y de Plata (Colecciones Reales, Patrimonio Nacional). Próxima PUBLICACIÓN (Febrero 2017) del libro sobre la colección de relojes, autora May Ruiz Troncoso.

        << En el año 2002, cuando emprendí mi andadura profesional en el terreno de la relojería histórica, cayó en mis manos un catálogo dedicado a la colección de relojes de la Fundación Andrés de Ribera. Hoy me llena de satisfacción prologar este libro que contribuye a un mayor conocimiento de una de las colecciones más importantes de nuestro país.

        El hombre desde el Renacimiento necesitó controlar el tiempo y empezó a regular su actividad diaria dentro y fuera de su hogar. Los primeros relojes fueron privilegio exclusivo de emperadores, reyes, papas y nobles. Después pudieron ser adquiridos por comerciantes y banqueros. Con el paso de los años, en el siglo XIX, comenzaron a pertenecer a los burgueses.

        El reloj se convierte así en un objeto emblemático, propio de una época en la que destaca el hombre, sus riquezas, sus actividades profesionales y sus gustos personales. Surgen las primeras colecciones que, junto con los cuadros, los muebles y otros objetos artísticos, embellecerán los interiores domésticos de casas nobles y burguesas.

        La colección que nos ocupa, creada por la pasión de una familia, cuyo origen estaba en demostrar su poder económico y su gusto artístico, se ha convertido con el tiempo en un referente cultural. La difusión de la colección gracias a un primer catálogo y su divulgación a todas las edades, haciéndola presente en las redes sociales, es un ejemplo a seguir.   

        En España tenemos solo dos Museos dedicados exclusivamente a relojes históricos: el Museo Grassy en Madrid y el que ahora estamos presentando. Además disfrutamos de otras colecciones dedicadas a la historia del reloj: la colección de relojes populares de D. Andrés Santiago Zarzuela - donada a la Universidad de Salamanca -, el Museo de cerámica y relojes Basilio Sobrecueva, la colección de relojes del Museo Municipal Quiñones de León –Vigo - , sin olvidar la importante colección de relojes expuesta en el Ayuntamiento de La Coruña.

        Andalucía presume, con razón, de tener dos buenos museos dedicados a los relojes y a los instrumentos científicos: el Real Instituto y Observatorio de la Armada en San Fernando - Museo Hispano de Ciencia y Tecnología - y el que ahora estamos presentando, el Museo de la Atalaya – Museo de Relojes Palacio del Tiempo - . En cuanto tuve ocasión visité con mi familia este Museo. Nos sorprendió la calidad de las piezas allí expuestas y la capacidad didáctica demostrada por las personas que habían realizado el proyecto expositivo.

        En él están presentes todas las grandes escuelas y los estilos artísticos: la escuela inglesa, la francesa, la alemana, la suiza, la austríaca, la italiana y la española. Esta última representada por un curioso reloj farola firmado por José Rodríguez de Losada, que aunque trabajó y abrió establecimiento en Londres nació en Iruela – León- y vendió una buena cantidad de sus magníficos relojes a coleccionistas españoles.  

        La distribución de la colección por las salas del palacio nos permite disfrutar de una variada tipología de relojes fabricados desde el siglo XVII al XX. Robustos y sobrios longclase y bracket procedentes de Inglaterra, elegantes y sofisticados relojes franceses personificando personajes históricos, mitológicos, simbolizando alegorías, imitando edificios arquitectónicos, relojes esqueleto, misteriosos, de bolsillo, despertadores, etc., muchos de ellos fabricados por importantes relojeros como Le Roy, Berthoud, Lepaute, Lepine, Thuret, Guydamour, Raingo frères, Etienne Le Noir, Blanc Fils,  etc.

        Es de admirar la sala dedicada a la memoria de D. Arturo Paz Argudo, primer relojero conservador de esta colección. Homenajes así deberían  imitarse en otros museos ya que sin la labor de estos amantes de la relojería no podríamos disfrutar hoy en día de estos exquisitos objetos.

        Este libro es un buen referente para conocer a fondo esta colección. Las páginas dedicadas a la historia del edificio y de los jardines nos introducen magistralmente en las salas del Museo. La relación de artistas, el glosario que acompaña al texto, el estudio de los materiales y de las técnicas empleadas en la fabricación de estos objetos nos demuestra el interés de la autora por escribir un libro completo.  

        Iniciativas como la publicación de este libro-catálogo y la difusión de este Museo merecen ser apoyadas por las Instituciones Públicas y Privadas. Este Museo y su  magnifica colección deben formar parte de la red de museos españoles.

Amelia Aranda Huete

Doctora en Historia del Arte.

Conservadora de Relojes y Plata PATRIMONIO NACIONAL

Dirección de las Colecciones Reales - Palacio Real Madrid>>